CASA RODE


Ubicada en Chonchi, Archipiélago de Chiloé, la casa diseñada por los arquitectos Mauricio Pezo y Sofía von Ellrichshausen, esta construcción combina la contemporaneidad con el espíritu cultural de su entorno.

  • UBICACIÓN: Chonchi, Archipiélago de Chiloé, X Región, Chile.
  • ARQUITECTOS: Mauricio Pezo y Sofía von Ellrichshausen
  • FECHA PROYECTO: 2015
  • FECHA CONSTRUCCIÓN: 2016- 2017
  • COLABORADORES: Diego Pérez, Findlay Barge, Caitlyn Flowers, Victoria Bodevin
  • CONSTRUCTOR: Ricardo Ballesta
  • ESTRUCTURA: Luis Mendieta

El Proyecto

Descansando en lo alto de una suave y continua pradera siempre verde, enfrentando el mar interior de la Isla grande de Chiloé, esta casa es a la vez media y doble. Media, porque es el encuentro interrumpido entre un cono y un cilindro. Doble, porque la substracción de una forma rectangular en la base de tales figuras genera un par de habitaciones equivalentes en ambos extremos de una secuencia lineal, una dirigida hacia el sol directo y amarillo y la otra hacia el sol indirecto y azul. Una construcción de texturas suaves que se encuentra con la naturaleza que la rodea, respetándola y enriqueciéndola de materialidades nuevas, ajenas pero amables. Curvas de expresión arquitectónica que se despliega exacta, precisa, de movimientos sutiles.

Un gran espacio exterior queda contenido entre estos recintos paralelos; un patio parcialmente pavimentado que se protege de la lluvia en dos terrazas cubiertas, y del viento desde tres lados. Estos tres lados son espesores funcionales, con gruesos muros vaciados para contener las instalaciones domésticas. La presencia de la totalidad del recipiente curvo es más bien asimétrica: por un lado se presenta como un imponente y hermético refugio fortificado, por el otro aparece como un gran techo inclinado casi sin muros de apoyo. Figuras geométricas, líneas fuertes que consolidan la casa como un refugio magnífico.

Toda la construcción está hecha con madera nativa. La estructura está definida por un despliegue radial de cuarenta y cinco marcos rígidos. Los muros y cielos están revestidos con entablados. El techo cónico se cubre con un manto compuesto por delgadas tejas de alerce. Sabiendo que esta isla no sólo es conocida por sus exuberantes mitos y leyendas sino también por su refinada carpintería tradicional para la fabricación de botes e iglesias, y aceptando que algo de ese conocimiento local informara nuestra propuesta, preferimos recordar el delicado artilugio de aquellos olvidados candados de madera. Coherencia que se denota en cada detalle, como un mensaje directo encubierto en sus formas, como solo la arquitectura es capaz de anidar.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve