ACOGEDORA BELLEZA: REFUGIO PANGAL
Por: Carolina Díaz Díaz de Valdés / Fotografías: Marcelo Cáceres


Es un proyecto que entrega hermosas vistas hacia el valle y las quebradas del lugar. Estuvo a cargo de los arquitectos Klaus Matuschka y Orlando Etcheberrigaray.

  • ARQUITECTOS: EM A Arquitectos / Klaus Matuschka A. Y Orlando Etcheberrigaray P.
  • SITIO WEB: www.em-a.cl
  • UBICACIÓN: Hacienda Pangal Casablanca
  • CONSTRUCTORA:Nautilus / Osvaldo Cardemil A.
  • SUPERFICIE: 60 m2
  • MATERIALES: Estructura Metálica, Revestimientos de madera machihembrada exterior y placa terciado interior, pavimento Bambú, membrana en cubierta.

Ubicada en el sector de Casablanca, emplazada en un terreno en pendiente de 5.000 m2 y rodeada de la vegetación del lugar, esta casa cautiva por su delicada calidez. Concebida desde su encargo inicial como un refugio, el proyecto transmite la sensación de dar cobijo a sus habitantes sin alterar el entorno natural, objetivo logrado gracias a la pericia arquitectónica de sus creadores. El acceso, emplazamiento de la casa, terraza y piscina están condicionados por la vegetación nativa existente, donde un sistema de pilotes y una pasarela de 40 metros unen el acceso con la casa.

Vivienda dividida en dos áreas, pero con evidente continuidad en el espacio. Condición alcanzada gracias al desarrollo de una suerte de abrazo a un gran Quillay existente, que se convirtió en una referencia directa en el terreno para los arquitectos.

Así fue como se dispusieron los recintos sociales y de servicios en un volumen de mayor altura, con orientación y vistas hacia el nororiente, mientras que el dormitorio se orienta hacia el norte, con cierta independencia y en un volumen de menor proporción.

La materialidad del proyecto es otro de los aspectos que vuelve tan coherente a la obra. La estructura es de acero, escogida por velocidad constructiva y versatilidad, y en el diseño de la vivienda se destaca en pilotes y remates superiores e inferiores. Los revestimientos son de madera, en el exterior machihembrado horizontal con tinte oscuro y en el interior placa terciado madera terminación albayalde.

En ambos casos, se logra una condición natural y neutra, frente al entorno y al espacio interior. La luz funciona como otro elemento que comunica y da calidez a los espacios con fluidez. Así mismo la piscina emerge de manera sutil, comunicada a través de las terrazas como una extensión hacia el terreno. Detalles que hacen que este refugio se aleje de falsas pretensiones, para mostrarse desde la honestidad de su propio diseño y el respeto por el entorno natural.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve