Gabriel Osorio: Crónica de un éxito anunciado por Florencia Cummins

Gabriel Osorio

Desde la infancia, Gabriel Osorio- director de cine y ganador del Premio Oscar con “Historia de un oso”- ha tenido reconocimientos. Ya, desde el jardín infantil, su madre atesora un dibujo inexplicable pero incluso así, ganador del primer premio del nivel. Y es que este joven de 32 años, licenciado en artes plásticas de la Universidad de Chile, caminó junto a su socio por la alfombra roja en Los Ángeles y brandeados de pies a cabeza por la reconocida marca de ropa, Brooks Brothers, ganaron el Oscar. Hoy nos cuenta el camino a su éxito.

Con una polera negra de cómics de Star Wars y sin alardes de ser el único chileno ganador de la estatuilla de oro, Gabriel nos relata que, desde que tiene memoria, dibuja. “De mis recuerdos, siempre tengo presente que el cuaderno más importante que tenía era el de dibujo, porque estaba haciendo cómics todo el tiempo”. Tanto su mamá- su fan número 1- como su hermana, han sido claves en su carrera. Esta última, influenciándolo con la lectura y la escritura, porque es estudiante de filosofía, y, mostrándole el curso de dibujo en la Universidad de Chile, que le abrió definitivamente los ojos. “Me enamoré de lo que significaba dibujar, de la estructura, las clases y dije: esto es lo mío, tengo que estudiar Arte”.

Luego, durante la práctica conoció a su actual mujer, Antonia, y, ambos, movidos por el amor a la ilustración, los cómics y la animación audiovisual, quisieron hacer algo que fuera más allá. “Leímos en un estudio que un gran porcentaje de personas vulnerables, no podía enviar a sus hijos al jardín, por temas económicos, pero que sí tenían televisores. Eso nos empujó a hacer un programa que tuviera contenido preescolar”. Le dieron el palo al gato, como se dice popularmente, porque hicieron un piloto, lo postularon al Consejo Nacional de Televisión y fueron premiados con 75 millones, por la serie animada, Flipos. Después, las buenas noticias siguieron llegando: la serie fue comprada en Brasil y Netflix.

Como todo, el reconocimiento internacional no llega de la nada, e “Historia de un oso” no fue la excepción. Contó con más de 50 premios que precedieron al de la Academia, ya que Osorio y sus socios sabían que la única manera de ser nominados al Oscar, era participando en la mayor cantidad de festivales posibles. Por lo que invirtieron tiempo y recursos para estar presentes con su corto en cerca de 300 festivales. Ello con la convicción de que si eran vistos y conocidos, el camino para que el jurado opinara a su favor, sería más fácil. Esto, sumado a la calidad dramática de “Historia de un oso”, fueron los factores que los hicieron triunfar aquella noche. “La historia fue la que funcionó, ya que a nivel técnico, Pixar (competidor), por ejemplo, está 15 años más adelantado en tecnología que nosotros, pero nuestro equipo invirtió un año entero en el desarrollo de la historia y la calidad dramática del corto”.

El gran día

Ya en Los Ángeles y sabiendo que estaban nominados al premio, continuaron trabajando, mostrando su trabajo a las productoras de la ciudad; Pixar, Dreamworks, Fox, Paramount, Illumination, entre otras, haciendo relaciones públicas y contando sobre la inspiración de la obra: el abuelo exiliado que era protagonista en la historia.

La ceremonia parte a las 20:00 hrs pero según las palabras de Osorio, la ciudad se paraliza alrededor de las 14:00 hrs. A ellos los pasó a buscar una limusina, auspiciada por una productora, vestidos de gala gracias a Brooks Brothers y vivieron el sueño que ningún otro chileno había podido cumplir: caminar por la famosa red carpet, saludar a las estrellas y sostener en sus manos un Oscar, un premio merecido y que, según su propia madre, siempre estuvo por venir.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve