El arte de la talabartería
Por: Maureen Berger / Fotografías: Felipe Reyes


Radicado hace casi dos décadas en Chile, este artista trabaja el cuero natural con estilo y elegancia, diseñando carteras, cinturones y otras piezas, manteniendo vivo un o cio que aprendió en su Cuba natal.


A los 7 años Leo López dio sus primeros pasos en la talabartería, en un pequeño taller en La Habana, Cuba. “Le ayudaba a mi padre a hacer tiras dobladilladas de cuero, marcaba las plantillas para que él las cortara, untaba pegamento a las piezas y las lijaba”, recuerda el talabartero de 40 años, radicado en Chile, quien ha desarrollado su arte en cuero natural, diseñando carteras, mochilas, cinturones y otras piezas con estilo y pulcritud.

Leo López, Talabartero.

Mientras estudiaba electricidad y trabajaba en áreas del turismo, hacía artesanía en sus tiempos de descanso, “Al crecer comprendí el valor del legado de mi padre que trabajaba la talabartería, carpintería y zapatería. Él continuó la huella de mi abuelo, quien en los campos de Cuba empleaba el cuero rústicamente para hacer fundas de cuchillos, machetes y taburetes. Yo aprendí a valorar y amar a profundidad este oficio, que se está extinguiendo. Llegué a entender que la artesanía es parte indisoluble de la cultura de los pueblos y que si dejamos que se termine, se acabará la identidad y el patrimonio cultural de una nación”.

Su estilo lo define como una dicotomía entre lo antiguo y lo moderno. “Me he atrevido a realizar artículos de diseños modernos, ergonométricos, utilitarios y funcionales, con técnicas tradicionales de trabajar el cuero”. Leo emplea cuero nacional de primera calidad. “A lo largo de mi vida he utilizado muchos tipos de cuero de animales de todo el mundo, hasta que descubrí que las curtiembres chilenas fabrican excelentes cueros, basados en normas internacionales y no tienen nada que envidiar a ningún país”. Con este material va creando una treintena de modelos que van desde las mochilas, carteras, bolsos, morrales, cinturones, billeteras, monederos, pulseras, llaveros, tarjeteros etc. Su taller está ubicado en el pasaje Pierre Loti 9 local 2, con calle Templeman, en pleno Cerro Concepción de Valparaíso. “Al llevar tanto tiempo dedicado al oficio de la talabartería uno logra entender el diseño de un artículo. Se comprende qué motivó al diseñador, artista, creador, talabartero, marroquinero etc. Bajo esta idea, he alcanzado mi propia interpretación de algunos artículos de grandes diseñadores como Valentino, como algunas de sus carteras de elegante diseño”.



La creación de cada producto considera muchos pasos. “Primero hago un estudio del artículo. Si es una cartera debo pensar cuándo se va a usar, si de noche o de día, si es de trabajo o de ocasión, qué artículos va a llevar dentro. El tamaño y las proporciones, si será cruzada, de hombros, mano o antebrazo. Teniendo la idea bien clara, paso a diseñarla y hago 4 ó 5 carteras con diferentes materiales alternativos, hasta llegar a terminar el producto definitivo”, dijo el talabartero, quien se puede tardar desde 1 día y medio para una cartera, hasta 3 semanas en una mochila cosida completamente a mano.

Cabe destacar que Leo López es miembro de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (ACAA) y del Fondo Cubano de Bienes Culturales y desde el 2014, cada año participa en la feria Manos Maestras, organizada por Sercotec, que considera la presencia de artesanos de excelencia.



www.leolopeztalabartero.cl
RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve