Aspade: Oportunidades que dignifican por Marcela Cademartori


Una valiosa labor que busca generar oportunidades para personas con capacidades diferentes es el objetivo central de Aspade. Comenzaron en el año 1982 y hoy buscan conseguir más apoyo de la empresa privada, junto a sumar más socios y voluntarios que contribuyan a esta labor que se desarrolla día a día.

Son casi las 10 de la mañana y un suave aroma nos atrae hasta la cocina de Aspade. Allí, un grupo de personas de diferentes edades trabajan afanosamente en la producción de galletas de navidad que pronto deben entregar. Están felices, cantan y ríen. Nuestra presencia pasa casi inadvertida, pues al parecer su foco está depositado en que no falle ninguna etapa de esta cuidadosa dedicación con la que realizan su trabajo

Este es parte del ambiente que a diario se respira en Aspade, Asociación de Padres y Amigos de Personas con Discapacidad, agrupación que comienza a gestarse en el año 1982.

Gillian Davies fue una de las personas claves en el desarrollo de esta agrupación y es además madre de Jocelyn Wiegand, beneficiaria de Aspade. “Mi hija sufre las consecuencias de una parálisis cerebral. Tuve que acomodarme a esta condición con la que ella nació. De chiquitita tenía problemas de control de esfínter y de control muscular, y hubo que adaptarse como familia a estas limitaciones. Uno como papá cae a veces en el error de sobreprotegerlos y eso no les hace bien. Hay que ser conscientes de sus limitaciones y desde allí entregarles las mejores oportunidades que uno les pueda dar”.

Gillian comenzó a rodearse de personas que estaban vinculadas a este tema, y fue así que en el año 1982 se comienza a formar una agrupación de personas unidas por la misma inquietud: “¿Qué va a pasar con nuestros hijos cuando nosotros ya no estemos?”.

Pablo Wiegand, marido de Gillian, comenzó a liderar esa agrupación. En el año 1986 se consigue la personalidad jurídica, y por muchos años se trabajó realizando diferentes charlas y exposiciones que permitieron ir de alguna manera cimentando el camino para lo que años más tarde se concretaría.

UN PROYECTO QUE SE CONSOLIDA

Después de algunos años se hizo necesario conseguir un lugar en donde funcionar. Para el 2003 se encuentra un terreno, proceso en el que la figura de Isaac Nahmías fue fundamental. “Él tenía este terreno, en donde pudimos comenzar a construir la casa en la que actualmente funcionamos. Esto significó un gran paso, no solo porque implicaba dar acogida a personas con capacidades diferentes, sino también porque desde acá se generaría un espacio para entregarles nuevas oportunidades para insertarlos en la sociedad”.

“Desde ese momento hemos recibido importante ayuda de diversas instituciones, entre las que destaco el apoyo permanente que el Colegio Británico St. Margaret´s nos ha brindado”, señala Gillian

UN TRABAJO EN EQUIPO

Esta cruzada siguió su avance y con la llegada de Alison Wiegand, abogado y hermana de Jocelyn, Aspade da un nuevo paso. “Lo que se hizo fue entregar un enfoque más profesional con el fin de generar más recursos, pues lo que se necesitaba era generar oportunidades reales para nuestros beneficiarios “, comenta Alison.

Esta visión con la que Alison se involucra en el proyecto fue lo que permitió que hoy Aspade posea una estructura organizacional orientada a generar los recursos que les permiten seguir realizando su incansable labor. “Para nosotros es fundamental establecer alianzas con el mundo privado a través de donaciones, becas o financiamiento de proyectos que ejecutemos”.

“Tenemos un costo asociado no solo a los profesionales que trabajan con nosotros, sino también a todo lo que involucra la infraestructura que requerimos para que nuestros beneficiarios se capaciten. Nuestro objetivo final es que estas personas tengan oportunidades reales y ayudarlos a crecer dentro de sus posibilidades. El que ellos vean que su trabajo se reconoce, los dignifica y los hace tremendamente felices”.

“Y con respecto a la sociedad civil, buscamos que más socios sean parte de Aspade y ojalá contar con más voluntarios. Esta es una obra que demanda un gran esfuerzo y dedicación. Es una tarea compleja, pero que llena de satisfacción cuando ves los logros que nuestros beneficiarios van teniendo en el tiempo”.

Para Alison y Gillian el tema de la inclusión es un trabajo que debemos realizar como un gran equipo. “No sirve enfrentar este tema desde una visión aislada. Se trata de comenzar a entender a la inclusión desde la vereda de las oportunidades, y para ello los recursos son fundamentales. Ojalá nos sensibilicemos frente a esto, ya que estas personas merecen un espacio en esta sociedad”.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve