Roberta y Paula Herman: Desafiando al mar por Beatriz Salazar


Tenían apenas 5 y 6 años cuando ya estaban arriba de un Optimist realizando sus primeras maniobras en el mar. Años de esfuerzo, trabajo y perseverancia, han convertido a las hermanas Roberta y Paula Herman en representantes nacionales de esta disciplina de vela, un logro en el cual el apoyo de sus padres y familiares cercanos ha sido fundamental. Ahora van por más: su próximo desafío…Salinas, Ecuador.

Una infancia, en que el deporte náutico siempre estuvo muy presente como parte de un estilo de vida, quizás fue lo que detonó en estas dos hermanas su fuerte conexión con el mundo del mar. No importaba si era invierno o verano, eso no era impedimento para la práctica de ésta disciplina.

"Partimos en los talleres de verano del Club de Yates Higuerillas, llegamos a este deporte por mis papás, ellos también navegan de toda la vida, igual que mis abuelos. Nos hicimos un grupo de amigas que también iban a navegar y nos empezó a gustar aún más, ahí enganchamos de verdad”, recuerda Roberta

Hijas de Christian Herman y Valeria Vila, ambos reconocidos en el medio regional por su cercanía con el deporte y el Optimist- -embarcación individual de vela ligera -era lógico que algo de esto estuviera presente en el ADN de estas dos jovencitas. Pero más allá de esto, el haberse vinculado desde pequeñas con la práctica de una disciplina deportiva náutica, les permitió adquirir un aprendizaje desde temprana edad, que con el tiempo fueron desarrollando con profesionalismo a toda prueba.

Para la madre de ambas jóvenes, este es un deporte que conlleva muchas ventajas y que son las que han ayudado a ambas en cada uno de sus logros. “Un niño que se sobrepone a la adversidad, muchas veces a lo desconocido, a la larga será un adulto seguro, que maneja las frustraciones y con capacidad de dar soluciones a sus problemas”, menciona Valeria.

NAVEGANDO HACIA NUEVAS METAS

Pese a sus cortas edades, Roberta de 18 y Paula de 16 años, varios son los logros que amabas hermanas han obtenido.

Roberta en el 2013 salió campeona nacional femenina de Optimist y cuarta en la general, mientras que el 2016 obtuvo el tercer lugar femenino en el Sudamericano 420. Además, suman a su experiencia sus participaciones el 2011, 2012 y 2013 en distintos sudamericanos de su categoría.

Mientras Paula obtuvo el año pasado el segundo lugar femenino en el Sudamericano en la serie 420, y también ha participado en los sudamericanos de Optimist el 2011 y 2014.

Por su parte, juntas obtuvieron el segundo lugar femenino en el Grand Prix Internacional Cerrato (Buenos Aires, 2015) y el octavo lugar nacional de Lightning ese mismo año.

Hoy en día están enfocadas en su viaje a Salinas en Ecuador, lugar donde se llevará a cabo el Mundial Juvenil de Lightning. En representación de Chile van dos duplas, una de ellas es la compuesta por las hermanas Herman Vila. Ambas parejas van a cargo de Christian Herman, su padre, quien en esta oportunidad será el teamleader.

Fuera de este desafío como dupla, Roberta viajará entre el 14 y el 20 de diciembre a Auckland, Nueva Zelanda, a participar en el Mundial ISAF.

Entre tantas competencias y viajes, el tema del financiamiento es algo no menor, y que en el futuro próximo será vital el apoyo de auspiciadores. “Todas las competencias a las que hemos ido nos han financiado nuestros padres, pero sabemos que esto no puede seguir siendo así. Si queremos hacer una campaña olímpica o panamericana tenemos que buscar auspicios. Para algunos campeonatos la Federación Chilena aporta un poco. Nuestra meta, al igual que todos los deportistas, es llegar al nivel más alto internacionalmente y participar juntas en unos juegos olímpicos”.

Importantes metas y anhelos deportivos que mantienen a estas dos jóvenes mirando siempre hacia el horizonte, hacia todo nuevo desafío que esté por venir y en donde los obstáculos se sortean cuando existe perseverancia y convicción en lo que se practica con pasión.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve