HOTEL ALAIA: Aventura y descanso junto al mar
Por: Mauricio Maldonado

Ubicado en pleno sector de Punta de Lobos, ofrece al turista y visitante una estadía de lujo, con prestaciones que van más allá de las comodidades de un hotel cinco estrellas. Proporciona una experiencia completa para todos los sentidos, haciendo que pasar por Pichilemu sea un recuerdo imborrable en los corazones tanto de aventureros -surfistas y amantes de los deportes náuticos- como para quienes vibran y disfrutan de la naturaleza.

La comuna costera de Pichilemu –región de O’Higgins- es mundialmente conocida por sus espléndidas e ideales playas para la práctica del surf. Con olas que pueden alcanzar entre los ocho y diez metros de altura, incluso más, se destaca el sector Punta de Lobos, que precisamente por estos break points fuera nombrada como “Reserva Mundial del Surf”.

Sector con cierta vibra o mística especial, que también es protegido por medio de la Fundación Punta de Lobos (www.puntadelobos.org), en que se funden atardeceres colmados de nubes y tonalidades rosas, con una arquitectura natural en que destacan los acantilados y grandes roqueríos tallados por la fuerza del Océano Pacífico. Una fabulosa vista, digna de una postal, que se puede disfrutar y apreciar en su magnitud desde la comodidad del Hotel Alaia, hospedaje de lujo ubicado camino a Punta de Lobos 681.

“Este es uno de nuestros principales atributos y que marca la diferencia con otros hospedajes dentro del sector, que queda en Punta de Lobos mismo, o sea, está en primera línea con salida directa a la playa y es una impresionante vista que se puede apreciar dentro de todas las instalaciones del hotel, desde las habitaciones hasta el restaurant. Además, estamos a 5 minutos caminando de Los Morros, otro sector icónico dentro de la zona”, comenta Juan Pablo Álvarez, gerente comercial de Hotel Alaia.

Configurado a través de 12 habitaciones -divididas en singles, dobles o triples- poseen una insuperable panorámica hacia el sector de olas denominado “El diamante”. Piezas que tienen en promedio 35 metros cuadrados más una terraza, en que las maderas nobles adquieren relevancia tanto en las paredes como en elementos decorativos. Características con tintes autóctonos y nativos que invitan al descanso al turista, ideal para desconectarse de la rutina laboral y dejar atrás el ajetreo de la ciudad.

Aunque el surf y los deportes náuticos como el SUP (Stand Up Paddle o surf de remo) son el alma o motor de las actividades y experiencias en Alaia, es igual una plataforma o excusa para realizar diversos deportes de menor intensidad como el skate, la pesca o el yoga o simplemente relajarse en el área de piscinas y hot tube dispuestas al aire libre. “Somos una experiencia completa, en el sentido que tenemos dentro de nuestros servicios una escuela de surf y de skate. Por lo mismo contamos con un skate park, además de muros de escalada, clases de yoga, paseos en SUP, eso y más. Siempre estamos pensando y agregando cosas distintas para nuestros potenciales alojados y clientes”, agrega Juan Pablo.

ATRACTIVA OFERTA TURÍSTICA Y CORPORATIVA

Teniendo como filosofía el mantenerse en lo simple y apoyar a los productores locales, es que Hotel Alaia se destaca por ofrecer dentro de su restaurant un interesante y sabroso menú, el cual tiene como base ingredientes provenientes de proveedores de la zona, ya sea hortalizas, vegetales y productos del mar. “Trabajamos acorde a lo que van ofreciendo las estaciones, tanto del mar como de la tierra, lo que le da a nuestra carta una calidad y frescura incomparable. Somos una cocina muy simple, pero que resalta por sobre todo el insumo, los cuales son obtenidos no más allá de los 100 kilómetros a la redonda. Trabajamos con gente que cultiva vegetales y frutas de forma orgánica y con pescadores artesanales de la zona”, detalla el gerente comercial de Alaia.

Es así como los comensales pueden disfrutar, por ejemplo, de una generosa variedad de peces de roca y mariscos autóctonos de Pichilemu, los que se pueden acompañar con una también miscelánea carta de vinos del Valle de Colchagua.

Más allá de la desconexión de la rutina y la gastronomía con un marcado sello local, Alaia también es un lugar ideal para reforzar los lazos entre compañeros y colegas de trabajo. Por ello, e igual como una forma de distensión y relajo fuera de las paredes de la oficina y el quehacer laboral, el hotel ofrece un entorno ideal para grupos de trabajo, sorprender a algún cliente importante con algo especial, realizar dinámicas de capacitación o simplemente disfrutar de un exquisito asado al palo en plena playa.

“No hay que ser surfista para venir al hotel y es algo que siempre tratamos de transmitir como equipo. Siempre tenemos temporada alta con los distintos tipos de turistas que vienen a lo largo de todo el año, así como también las empresas que vienen a realizar distintos eventos y actividades. Tenemos una oferta para todos los clientes y turistas extranjeros y nacionales, así como también corporativos”, puntualiza Juan Pablo.

Hotel Alaia es perfecto para quienes quieran disfrutar de una zona rica en olas y sabores o descansar en familia junto a la naturaleza y las bondades que esta ofrece.

Camino Punta de Lobos 681, Pichilemu / Teléfono: 569 5701 5971
RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve