José Ignacio Cornejo, emergente piloto iquiqueño por Rodrigo Tapia


El Dakar es el próximo objetivo del Campeón Mundial Junior de Cross Country.

Fútbol, kárate, tenis de mesa y básquetbol, entre otros deportes. “De todo un poco”, nos confiesa. Pero a la moto se subió por primera vez a los 11 años. Hoy, a sus 22 años, José Ignacio Cornejo Florino, iquiqueño, es el Campeón Mundial Junior de Rally Cross Country, dándole un fruto más de orgullo y prestigio a la conocida “Tierra de Campeones”. En los últimos tres años su promisoria carrera fue creciendo y con ello, su notoriedad en el ámbito nacional e internacional.

La falta de apoyo económico le impidió estar en la última fecha del Campeonato Mundial Junior de Rally Cross Country. Sin embargo, no hay descanso para “Nacho”. Ahora trabaja intensamente para comenzar a dar sus pasos más firmes en el Dakar, el rally más exigente del planeta.

¿Cuándo comenzaste a competir?

Empecé porque “Yiyo” (el piloto Rodrigo Illanes) le estaba enseñando a mi hermano a andar. Un día quise acompañarlos, me subieron a la moto, me di una pequeña vuelta y quedé fascinado, ya no me bajé más. Partí en competencias a nivel local primero. Ya en 2009, fue el primer año que salí al Nacional de Motocross. El “Yiyo” nos inculcó harto la disciplina en el entrenamiento.

¿La disciplina es un valor clave en tu carrera?

Cuando chico tenía buenas notas (sobre 6). Nunca fue un problema, siempre fui aplicado. Por esto terminaban las clases y me iba a casa para almorzar. Después “Yiyo” me pasaba a buscar para ir a entrenar. Andábamos martes y jueves, más el fin de semana en moto. Lunes, miércoles y viernes, para la preparación física.

¿Qué ocurrió cuando terminaste el colegio?

Ingresé a la Universidad Arturo Prat, a estudiar ingeniería civil industrial. Por las notas que tenía, tuve una beca que me cubría toda la carrera. Pero se me hacía complicado, porque comencé a destacar en el rally y también en el motocross. Tenía poco tiempo. En 2014, fui a Perú a un rally internacional y allí como me fue bien, tomé la decisión porque estaba haciendo las cosas a la mitad. Le dije a mi familia entonces que iba a arriesgarme de hacer lo que me gusta e intentar hacer algo grande.

¿Y qué vino tras esa decisión que tomaste?

Empezamos a salir a correr el Mundial de Rally, estuve un mes entrenando en España y el 2015, en general, fue un año muy bueno. Y este año la idea era hacer completo el Mundial o hasta la cuarta fecha. Pude obtener este título Mundial Junior que es un gran logro personal para mi currículum y para mis auspiciadores. Un paso muy importante para profesionalizar mi carrera. Mi papá y mi hermano me han ayudado mucho a ordenarme.

¿Este ha sido el mejor año de tu carrera?

Yo creo que sí, por los resultados y experiencias. Me he dado a conocer un poco ya a nivel mundial, la mayoría sabe quien soy. Falta dar el paso para ser piloto ya cien por ciento profesional y este año ha servido mucho. Tenga un título más o un título menos, no va a cambiar quien soy. El ser campeón genera un impacto, pero no por eso los humos se me van a la cabeza ni creerse estrella, ahora que hay un título mundial.

¿Cuáles son los planes que tienes para el Dakar?

Estamos consiguiendo los recursos para ir de la mejor forma que podamos. Este año no pude terminar, pero el próximo año ya vamos con otra moto, mucho mejor, más equipada y por eso la idea es terminarlo y hacer un buen papel. Conozco a varios pilotos con los que ya hemos competido, por eso quiero salir a destacar porque en el último Dakar pasé desapercibido.

¿Qué valores mueven o inspiran tu carrera?

A pesar de que hemos ido avanzando año a año, hemos tenido que luchar por el tema de los recursos. Algunas veces falta dinero para viajar, nos quedamos sin moto también, para viajar… La idea es aprender y mejorar. Me gusta mantener la confianza con las personas, con quienes me apoyan, agradecerles siempre lo que me han dado.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve