Josefina Montané: PASIÓN POR LA ACTUACIÓN
Por: Carolina Díaz Díaz de Valdés


Para la producción dramática que actualmente exhibe Canal 13, la actriz se perfeccionó con un taller en Francia, que dice la ayudó a enfrentar su personaje.

La teleserie nocturna “Pacto de Sangre” ha alcanzado gran notoriedad mediática y en redes sociales, tomándose la pantalla con una trama de suspenso y perversos secretos. El personaje de Josefina Montané es parte fundamental de esta exitosa propuesta televisiva, un trabajo para el que se preparó con mucho profesionalismo. Durante el 2018 Josefina ha demostrado ser una actriz versátil y con deseos de enfrentar nuevos desafíos.

Josefina decidió obtener nuevas herramientas para ser parte de la producción que actualmente trasmite Canal 13 y encarnar a Ágata. “Antes de empezar con el proceso de esta teleserie estuve en Francia en un taller de cuerpo y voz, especialmente para actores. Entonces tuve mucho tiempo para estar sola, para pensar y desarrollar bien mi personaje. Me sirvió muchísimo. Después de eso llegué justo a grabar y tenía otra conciencia de mi voz, de mi cuerpo, de mi compañero. Fue un trabajo súper intenso el que hicimos en Francia, así que eso me ayudó mucho para este proyecto”, afirma. Así mismo, debió centrar todas sus energías en un trabajo con temáticas que antes no había tenido que abordar. “El mayor desafío es enfrentarse a un thriller, a este guión en que pasan cosas todo el tiempo, en que el estudio de las escenas es súper duro, y las grabaciones también. Hay que estar muy atenta, leer la historia y releerla, porque es fácil perderse entonces hay que ser súper matea”, agrega.

Dejó atrás su pelo rubio para adoptar un tono cobrizo que le diera otro carácter al personaje, como una manera de ir sumando detalles que den peso a esta experiencia laboral que le ha entregado muy buenos momentos. “Lo mejor son los compañeros con los que estoy trabajando. Talentosísimos. Me siento muy afortunada de poder compartir elenco con ellos. Actores con una trayectoria como la de Néstor Cantillana, Tamara Acosta, Blanca Lewin, Pablo Cerda, todos mis compañeros en general. Estoy muy feliz por eso”, comenta Josefina.

ATREVERSE PARA GANAR EXPERIENCIA

Lleva casi ocho años dedicada a la actuación, perfeccionándose cada año, lo que le ha permitido abrirse a nuevas oportunidades. “Creo que el hacer y la experiencia te aportan mucho. Ahora enfrento todo de distinta manera a como lo hacía en un principio, los roles que me tocan hacer, los proyectos que se me presentan. Y es rico eso, me gusta, me da calma, me da paz, y me hace estar más presente a la hora de crear el personaje, de pensarlo, de vivirlo”, dice Josefina. Esa madurez la ha impulsado a ser parte de proyectos con formatos tan diferentes como su rol en el musical “Mamma Mía” y ponerse a prueba. “Fue difícil. Harto tiempo de ensayo. Había que cantar ocho temas como solista y había cantado prácticamente sólo en la ducha, en fogatas y con mi familia. Enfrentarse a un público, los nervios, la emoción, estar en un escenario por primera vez con un rol protagónico, da nervios. En las primeras funciones me costó controlar mi emoción y mi nerviosismo con la voz. Es un trabajo en el que no tengo expertise, entonces me fue complejo, pero sigo trabajando en eso. Estoy con clases dos veces a la semana. He participado en proyectos cantando, ha sido todo un descubrimiento. “Mamma Mía” me hizo tener más seguridad. El haber estado ahí, 38 funciones sin parar, me hizo agarrar otro ritmo y mucha experiencia”, cuenta Josefina.

Para fines de este año Josefina tiene agendada su participación en un musical navideño, mientras que para el 2019 una obra de teatro en Mori. Todo siempre en una ruta que ya ha trazado. “Este es el trabajo que amo, la profesión que elegí desde chica. Voy a hacer todo para seguir trabajando y viviendo de esto, porque me llena el alma, me gusta. Siento que era mi camino”, sentencia.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve