Ignacio Contardo: LA RUTA DE UN TRIUNFADOR
Por: Marcela Cademartori - Fotografías: Pilar Castro / Oscar Muñoz

Ignacio Contardo

Encontró en el hockey sobre césped su más profunda pasión deportiva. Creyó en aquella disciplina que le gustaba, sin importarle lo que otros opinaran. Los años de esfuerzo, donde ha debido compatibilizar entrenamiento y estudios, lo llevaron a formar parte del grupo de deportistas destacados en los últimos Juegos Odesur 2018 en Cochabamba. Hoy Revista PM quiere reconocer y destacar a Ignacio Contardo, quien por su disciplina, constancia y perseverancia ha podido representar al país, siendo además un reflejo de muchos jóvenes de la V Región.

Durante 14 días, Cochabamba fue el epicentro de una fiesta deportiva. Un escenario en el cual la participación chilena tuvo varios destacados, entre ellos el equipo de hockey sobre césped que obtuvo un merecido segundo lugar.

Fue una selección que se mostró sólida frente a su rival Argentina y que lo dio todo en la cancha. No solo demostraron que hubo un largo camino que debieron recorrer hasta conseguir este destacado resultado, sino cuán importante es el trabajo en equipo, coordinado y comprometido con el objetivo final.

A pocos días del término de los Juegos Odesur, habla uno de los protagonistas de esta selección que le regaló un importante triunfo a Chile. Se trata del viñamarino Ignacio Contardo, de 24 años, quien se vinculó con el mundo del hockey mientras estaba en el colegio, cuando apenas tenía 6 años.

Casi sin darse cuenta, se introdujo en esta disciplina, en la cual rápidamente mostró aptitudes y destacó. Por este motivo, no tardó en ser parte de las diferentes selecciones por categoría y competir en torneos nacionales e internacionales.

“Todo partió como una entretención, pero a medida que iba creciendo, me fui dando cuenta que podía hacer de esto un camino más profesional. Duros entrenamientos, la mayoría de ellos en Santiago, comenzaron a ser parte de una rutina que me permitió llegar al nivel de juego que tengo en la actualidad. En este proceso debo agradecer el apoyo de mis padres, quienes no solo me han motivado a seguir, sino que también me llevaban a Santiago cada vez que debía entrenar”.

Ignacio recuerda que cuando estaba en primer año de la universidad lo llamaron para ser parte de la selección adulta. Si bien esto le entusiasmaba, su principal cuestionamiento era qué hacía con sus estudios, o de qué manera podía compatibilizar ambos ámbitos. Estaba además el problema de cómo costear los viajes y todo lo que implica el mundo de la alta competición.

Pero la motivación de Ignacio pudo más. Fue capaz de compatibilizar estudios con entrenamientos, a lo que sumó algunos meses de trabajo, ya estando en la universidad. Esto le permitió financiar en parte este deporte, que a esa altura ya se había integrado a su vida.


Juegos Odesur 2018, Cochabamba

EL SENTIDO DEL TRIUNFO

Diversos reconocimientos y triunfos irían cimentando la carrera de este deportista, lo que se terminó de coronar el pasado 8 de Junio con un merecido segundo lugar en los Juegos Odesur. “Nos enfrentamos contra Argentina. Estábamos confiados en que nos iba a ir bien. Si bien aspirábamos al primer lugar, no se pudo, pero este segundo lugar nos dejó con una sensación de que podemos llegar más lejos, y vamos a ir por más”.

Hoy Ignacio repasa su pasado y mira hacia el futuro planificando lo que será su camino en el corto plazo. “Por lo pronto debo operarme de una lesión que tengo en los meniscos para luego entrar en una fase de recuperación. Luego comienzo a prepararme para los panamericanos que se desarrollarán en Lima”.

De esta manera, una historia deportiva que para Ignacio partió como un descubrimiento y una actividad recreativa cuando apenas tenía 6 años, hoy se ha convertido en ese motor que guía su vida, sus sueños y sus planes a futuro. “Tengo mucho que aportar aún, tanto en el hockey como también al deporte nacional. Esta es una de las principales tareas que aún me queda por cumplir como deportista”.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve