Rafael Montes González por Rodrigo Tapia


El referente de la cámara de comercio en la ciudad, es un agradecido de Iquique y de su gente. En entrevista con revista PM repasa su labor gremial, los planes para el futuro centro oncológico de la región -del cual ha sido un actor clave-, sus ideas para potenciar ZOFRI e impulsar el turismo, un proyecto para recuperar parte del rico patrimonio iquiqueño para fomentar la cultura y las artes en la zona y nos adelanta la posibilidad de comenzar pronto su carrera como político.

Indiscutiblemente es uno de los líderes de opinión de la Región de Tarapacá. En los casi últimos diez años en que se ha desempeñado como presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Iquique –su quinto período-, Rafael Montes González (70 años), se ha convertido en uno de los personajes influyentes en varias áreas del quehacer regional.

El que Iquique en el futuro próximo cuente con un Centro Oncológico ha sido una de sus principales “luchas”, una idea que nació años atrás junto al médico Ramsés Aguirre Montoya, quien hace poco lamentablemente perdió la batalla contra el cáncer. Montes confiesa que ambos se preguntaron qué podían hacer para devolverle la mano a la vida, surgiendo así éste anhelado proyecto que comenzaría su construcción el próximo año. Un verdadero sueño que ha unido a personas de distintos sectores y edades con un objetivo común, y como lo resume la frase “para seguir viviendo”, a quienes dan la pelea frente al cáncer y que tienen que seguir sus tratamientos en Santiago.

En esta conversación realizada en el corazón de la ciudad -Plaza Arturo Prat- este ingeniero en ejecución agrícola, nos entrega sus puntos de vista sobre el crecimiento de Iquique, el presente de la Zona Franca, el turismo y la restauración de la ex Aduana, edificio patrimonial que pretende recuperar para la cultura y las artes con el gremio que encabeza. La política tampoco estuvo ausente en este diálogo, área en que admite estar pensando en ser candidato a diputado en las próximas elecciones.

¿Qué opinión tiene del crecimiento de Iquique en las últimas décadas?

Iquique creció de un día para otro pasando de 30 mil a 350 mil habitantes, un crecimiento que no lo tiene cualquier ciudad en el mundo. Esta región ha vivido permanentemente de características económicas extractivas, es decir, empieza con el guano, sigue con la plata, continúa con las pesqueras y hoy con las mineras. Sabemos que con estas características hay varias problemáticas: primero, pueden ser reemplazadas, como lo que ocurrió con el salitre; en segundo lugar, puede ser terminada por ausencia de compra, como es el caso del cobre, y además están permanentemente influenciadas por las fluctuaciones económicas de compra, o sea, no da una estabilidad seria o tranquilidad porque en cualquier momento eso se puede tumbar.

¿Y en este contexto qué ocurre con la Zona Franca?

La Zona Franca es un sistema que en lo personal pienso que necesita una reingeniería profunda. Hoy los tratados de libre comercio obligaron a bajar los aranceles al piso, que era la diferencia que tenía la Zona Franca. Necesita reingeniería para ver qué se puede hacer. Pero, además ha faltado la unión, porque las peleas permanentes le han hecho mucho daño a la región.

¿Hacia dónde piensa usted que debe apuntar el desarrollo de Tarapacá?

Hay que aprovechar la energía solar con nuestros cielos limpios, especialmente en la Provincia del Tamarugal, y el otro futuro que es bueno, contundente, es el turismo. Es un tema que el país y la región no le ha dado la importancia que se merece. Esta actividad atrae mucho más mano de obra que la minería. El turismo para nuestra región es muy conveniente, pero lamentablemente nos acordamos de su relevancia cuando estamos mal, como por ejemplo, cuando está mal el cobre, la ZOFRI y las pesqueras, nunca hemos hecho las cosas como corresponden. Antofagasta no tiene playas, pero las están haciendo, se están dando cuenta de cómo vienen las cosas en este sentido. Entonces como nosotros lo tenemos todo, no hacemos nada. Tenemos playas preciosas, un corredor cultural incomparable y a futuro creo que Baquedano va a tener estacionamientos subterráneos desde el Hotel Gavina hasta la Plaza Prat, a los que seguramente muchas personas llegarán para disfrutar del paseo y de los locales comerciales.

Y si uno va hacia a la cordillera, se encuentra con las ex oficinas salitreras, la pampa del Tamarugal, los baños de Mamiña, el oasis de Pica, la flora y fauna del altiplano, en general, esta región tiene muchas cosas que ofrecer en turismo. Y que no invite solamente a venir, sino también a volver. Sin embargo, falta nuestra fuerza para hacerlo en grande. Un buen ejemplo de este tema es lo que hace Perú, donde los presupuestos para turismo son enormes porque ellos ven que el futuro está en esta actividad, mientras nosotros seguimos durmiendo.

¿Cómo evalúa la conducción política en la región y las comunas para mirar estos desafíos de futuro?

Generalmente en todo el sector municipal, y me refiero a todas las municipalidades, todos trabajan en función de la obra de cuatro años para ser reelegidos y esa es la peor mirada que uno como ciudadano puede tener. La mirada nuestra tiene que ser a largo plazo, qué es lo que hacemos: juntar al sector gremial que tiene muchas ideas con el sector privado en función de objetivos comunes. Nosotros tenemos una Agencia de Desarrollo Regional, la cual fue creada por la Presidencia con el fin de asesorar a las autoridades regionales (intendentes), hoy éstas entraron en competencia con los gremios, es una locura. Las autoridades deben entender que hay problemas serios como la delincuencia (drogas, indocumentados, robo de autos y piezas). No estoy diciendo que los fiscales, las policías ni autoridades responsables no hagan su pega, pero no puede ser que desde hace diez años tengamos el índice de victimización más alto del país. Esta región no se preparó para el problema de los indocumentados. Estamos metidos en una bolsa de gatos. Las autoridades están más preocupadas de las elecciones en vez del crecimiento de la ciudad y de sus habitantes.

En varios sectores ven con buenos ojos una posible candidatura suya de elección popular ¿ha pensado en postularse a algún cargo?

El Centro Oncológico parte con mi amigo Ramsés Aguirre Montoya (Q.E.P.D), con quien estudié en el liceo. Él se fue a la Universidad de Concepción a estudiar medicina y yo ingeniería a la Universidad de Chile. Pasó el tiempo y nos encontramos tomando un café en el Club Croata. Hicimos recuerdo de las historias que vivimos y yo le decía a Ramsés que soy un hombre agradecido de la vida y me respondió que él también. Y si somos agradecidos, devolvámosle la mano a la vida. Ahí fue cuando pensamos en este gran proyecto. El ser humano debe tener un pensamiento amplio, no pensar en sí mismo, sino siempre en los demás. Y en ese caminar, reconozco, varios partidos políticos, me han ofrecido ser candidato a concejal o a consejero regional. A todos les di las gracias, porque yo entré en un compromiso con la cámara y hoy estamos a punto de cumplirlo. El próximo año, si las cosas se dan, viene la construcción del Centro Oncológico.

Hoy día también se ha conversado la posibilidad que sea candidato a diputado y definitivamente hoy sí que lo estoy pensando, por las personas que llegan a uno. Sé que tendré una buena votación, siempre mirando en cómo desde ese cargo podría llegar a ayudar a los demás.

Muchos lamentaron el incendio de la ex Aduana y es evidente que no se ha avanzado para recuperar este edificio ¿qué propone la Cámara de Comercio en este caso?

La Cámara de Comercio siempre está incrustada en el pensar de los ciudadanos. Tenemos mucha experiencia en varios aspectos, entre esos, en lo patrimonial. Y la CNC fue la que compró la ex embajada de Estados Unidos, que es el Palacio Bruna frente al Parque Forestal. Hoy ese palacio es uno de los más lindos del país, que ha sido muy bien cuidado, de elegante presentación. Con esa experiencia y con la necesidad que hoy día tiene la región en turismo, es evidente que nosotros en esas dos líneas haríamos un muy buen papel en el desarrollo de la ex Aduana. Es un palacio que debe tener una presentación adecuada, que no esté cerrado y que ojalá diariamente pueda ser visitado, con un gran salón de eventos y salones más pequeños para exposiciones de distintas expresiones artísticas, además de tener la posibilidad de realizar presentaciones de connotados artistas que lleguen a la ciudad.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve