DANIELA GANDOLINI: Los verdaderos sabores de la repostería italiana
por: Marcela Cademartori / Fotografía: Alfonsina Riffo Klaassen


La riqueza de la cocina radica cuando ésta es concebida desde el amor, y más aún cuando se trata de recetas que son transmitidas de generación en generación. Daniela Gandolini lleva consigo una marcada herencia, legado de su abuelo Constantino Ambrosoli, y es desde este importante recuerdo que se abre para compartir los más preciados secretos de la repostería de su familia.

Daniela Gandolini Ambrosoli, viñamarina, descendiente italiana y madre de 5 hijos, lleva impregnado desde pequeña en lo más profundo de su ser los sabores y el amor por la repostería del norte de Italia. Sabores y recetas que han sido traspasadas de generación en generación, y que se introdujeron en Chile a principios del siglo XX, cuando su abuelo Constantino fundó la fábrica Ambrosoli. Hoy su misión es mantener viva la tradición familiar, transmitiendo el más valioso legado de sus antepasados a sus hijas y a la vez abre sus puertas para quienes quieran aprender y compartir con sus seres queridos estos delicados y dulces recuerdos de su familia.

“Desde pequeña me vinculé con el mundo de la repostería. Mi abuelo Constantino y mi madre han sido importantes referentes para mí. Todas las preparaciones de mi cocina son parte de esta herencia, con recetas que se han ido traspasando de generación en generación en cada una de las cuales utilizar ingredientes de primera calidad es esencial para conseguir un buen resultado”, comenta Daniela Gandolini.

Pero, ¿Qué hace a la repostería italiana algo tan particular? “Tendrías que venir a descubrir el secreto, pero a grandes rasgos te puedo decir que: tiempo, dedicación, cariño y materiales de primer nivel son los ingredientes esenciales que hacen la diferencia y no pueden faltar”.

Tiramisú, mousse de chocolate, o un irresistible postre de limón, son sólo algunas de las preparaciones que han acompañado a Daniela Gandolini y a su familia a lo largo de los años, cada una de las cuales son elaboradas con ingredientes de alta calidad, la clave para obtener un buen sabor, una textura y una presentación que cautiven a la vista. A su juicio, cumpleaños, reuniones o alguna celebración importante, tienen un carácter diferente cuando finalizan con un postre, ya que esta elaboración es la que hace de cualquier reunión, un momento especial: es ahí donde se hace presente esta expresión de amor.

Daniela explica que la mayoría de las preparaciones de repostería italiana son en base a chocolate, y para ello uno de sus ingredientes preferidos es la cobertura Neucober ya que calza perfecto con los resultados que ella busca detrás de cada receta. “En la preparación utilizo cobertura número 112 de Neucober y para el chocolate en rama que suelo usar como parte de la decoración, para mi es mejor el 104, pues me permite manejar su textura con mayor facilidad. Ahora si se busca resaltar aún más el sabor a cacao, el 112 nos puede dar grandes resultados”.

Hoy Daniela abre las puertas de la intimidad de su hogar para compartir los más preciados secretos de la historia familiar a través de sus talleres para todas quienes quieran aprender la verdadera esencia de esta repostería.

“Me puse como objetivo elaborar dos recetas por clase, pero además quiero que mis alumnas no sólo aprendan cómo hacer los postres, sino que también puedan llevarlos a su casa y logren archivar ciertos tips que voy a entregar”.

A través de estos talleres no sólo podrás conocer los verdaderos secretos de la repostería italiana, sino que también descubrirás la razón del por qué es considerada una de las más exclusivas del mundo. Para Daniela es el legado que heredó de sus antepasados, para ti puede ser el comienzo para disfrutar recetas únicas que podrás compartir con quien más quieres.

Inscripciones al +56 9 9824 3393


Chocolate en Ramas

    Ingredientes:

  • 100 gramos de chocolate Neucober 112.
  • 1 espátula raspadora.

    Preparación:

    Derretir a baño maría el chocolate Neucober 112, que no supere los 50 grados.

    Cuando el chocolate esté entre 40 y 45 grados ya es posible comenzar a trabajar.

    Con un cucharón verter el chocolate sobre una superficie lisa (mármol o granito) a temperatura fría.

    Extender el chocolate con la espátula hasta formar una capa delgada de 2 a 2,5 mm de espesor. Dejar enfriar no más de 10 segundos. Verificar que la yema del dedo se marque aún en el chocolate.

    Una vez comprobado, comenzar a raspar el chocolate con la espátula a lo largo de la superficie y así se irán formando las ramas.

Producción: Verónica Barroso
Fotografía: Alfonsina Riffo Kl.
Agradecimientos: Azulmarino, Multimat y Coberturas Neucober de Industrias Neuchatel.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve