Emprendimiento UAI: Lo Maché por: Beatriz Salazar F.


Hoy en día el concepto de consumo consciente es fundamental a la hora de comprar una prenda. No sólo se debe tener en cuenta que la fabricación de esa pieza de vestuario significó el uso de gran cantidad de recursos hídricos, sino que además se utilizaron muchos productos químicos. Para romper con la cadena de consumismo y con la escasa originalidad que impera muchas veces a la hora de vestir, es que un grupo de estudiantes universitarios creó Lo Manché…

En 2015 durante la Cumbre de París se determinó que la industria textil es la segunda más contaminante del planeta. De ahí la importancia de cambiar, de un consumo impulsivo e irresponsable a uno consciente y creativo a la vez.

Cada año en primer año de la carrera de Ingeniería Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez, el profesor Eitan Fried, desafía a sus alumnos a unirse en grupo y pensar en un emprendimiento que resulte rentable, novedoso y que tenga un buen fin. Es básicamente, crear su propio negocio a partir de algo muy pequeño.

Es así como Rosario Cárcamo, Teresita Correa, Bernardita De La Maza, Roberta Herman, Vicente González, Josefina Larraín y Carolina Urenda, crearon “Lo Manché”. Una tienda de ropa que busca romper con el concepto de moda rápida, ya que su misión es alargar la vida útil de chaquetas, poleras, guayaberas y polerones, entre otros, interviniéndolas con procesos tales como Tye Die y Shibori, técnica japonesa que se basa en el bloqueo. “Teñimos la ropa con anilina bloqueándola con nudos, ganchos de ropa o pita, dependiendo del diseño que queremos lograr”, explica Roberta Herman.

Compran en tiendas de ropa usada y también reciben donaciones; se enfocan principalmente en el rango entre los 18 y 24 años de edad.


Bazares y ferias

Un emprendimiento que apuesta por la sostenibilidad y se basa en customizar, denominación que proviene del inglés y su significado es el de personalizar (dar carácter personal a algo), en este caso, a las prendas de vestir. “El objetivo es marcar la diferencia, destacar y resaltar la ropa”, aclara Vicente González, miembro del grupo, quien no pudo estar en la foto. Nos explica que esta iniciativa “ha tenido una muy buena acogida entre los hombres; se interesan mucho por las guayaberas y las poleras intervenidas porque son una apuesta diferente y que rejuvenece ropa común que ya no tenía vida”.

Esta técnica o estilo, es un término utilizado recurrentemente en el mundo de la moda, y que ha aterrizado también en este grupo de jóvenes que con gran entusiasmo y organización han optado por aportar al reciclaje a través de Lo Manché.

Para conocer más de cerca sus propuestas puedes visitar el bazar de la Casona Los Pinos el 9 y 10 de diciembre, y optar por los diseños únicos y vanguardistas que han creado para triunfar en su taller de emprendimiento y para aportar a frenar la contaminación del planeta.

RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve