EL TRAJE DE BAÑO: La historia de un clásico del verano por María José Bahamondes y Marcela Cademartori


Cada año hace su estreno cuando las temperaturas son más cálidas. Ha evolucionado en diseños, estampados y colores, pero ayer y hoy, ha sido motivo de culto para las mujeres, quienes han visto en esta prenda, a un importante aliado al momento de resaltar la feminidad.

Los primeros registros de los trajes de baño femeninos datan del siglo IV, cuando la Villa Roma de Casale en Sicilia, fue decorada con lo que sería la primera representación de mujeres vistiendo esta prenda, las que eran, sorprendentemente, muy similares al bikini strapless moderno. Las casas de baño de ese entonces, aún estaban separadas por género.

Aún conservando los ideales Victorianos, hacia 1800, las fotos muestran trajes de baño que eran más similares a un vestido largo. Estos trajes estaban fabricados de telas que no se volvían transparentes al sumergirse en el agua. Las mujeres escondían los hombros, y muchas preferían usar calcetas para preservar aún más su dignidad.

Ya para mitad del siglo XIX, aparecen los bombachos que se utilizaban debajo del traje, que era un poco más corto que antes. Pero para finales de este siglo, los ideales Victorianos empezaron a ser cuestionados y con esto el largo de los trajes de baño se acortó, demostrando un cambio potente en la cultura.

Surgieron de esta manera el traje de baño tipo sailor, con cuellos con vuelos y líneas blancas, rojas y azules. Algunas mujeres incluso usaban zapatos con cordones. En 1910, las mujeres comenzaron a usar trajes que, aunque todavía eran modestos, les permitían más movilidad para nadar, usando shorts y mangas cortas. Aún así, en algunas playas, habían policías que imponían las reglas y se aseguraban de que los shorts fuesen del largo adecuado.

UNA APUESTA A LO MÁS ATREVIDO

En los locos años 20, junto con la evolución de la sensualidad femenina, la marca Jantzen sacó una línea de trajes de baño que se asentaban mejor a la figura femenina, y que eran mucho menos restrictivos. Por ejemplo, el corte de los shorts era a la altura de los muslos, y el área del busto y del abdomen estaba ajustado, haciendo evidente la forma que había debajo. El logo de Jantzen, la “Red Diving Girl”, se convirtió en una imagen muy popular, símbolo de la liberación femenina.

Ya en los años 30, los trajes de baño demasiado modestos estaban fuera de moda, coincidente con el evidente empoderamiento de la mujer en la sociedad. Los años 40 le dieron pequeños detalles muy fashion a los trajes de baño, como por ejemplo, el escote en forma de corazón, haciendo eco a lo que estaba “in” en cuanto a vestidos. Por esta fecha, con la Segunda Guerra Mundial, las mujeres tuvieron que hacerse cargo de las familias, mientras los hombres luchaban en la guerra, convirtiéndose en proveedoras, lo que definitivamente tuvo una repercusión en la ropa, haciendo más fuertes y osadas a las féminas.

El primer bikini fue introducido en 1946, pero se dice que el diseñador, Louis Réard no pudo encontrar una modelo que quisiese desfilar en él, por lo que tuvo que contratar a una stripper. Este traje fue prohibido en Italia y en España por ser indecente.

Tuvo que pasar un buen tiempo para que los bikinis fueran populares en las playas; de hecho la actriz Brigitte Bardot tuvo mucho que ver en esto, al usar algunos en sus películas y asistir al Festival de Cannes luciendo uno.

EL CUERPO COMO PROTAGONISTA

A mitad de los 70, se introdujo la tanga, siendo Río de Janeiro y St. Tropez los lugares en donde se popularizó rápidamente.

Para 1980 apareció ya el bikini con tiro alto, y junto con ello se comenzó a generar mayor conciencia sobre el cuerpo. Las mujeres de los años 80 tenían personalidad, eran seguras de sí misma, sexuales y con carisma y, por supuesto, ya no tenían miedo de esconderlo.

En los 90, Pamela Anderson, en Baywatch, popularizó los trajes de una pieza con tiro alto y que dejaban ver el famoso side-boob. En los 90, series feministas como Sex and The City gozaban de muchos seguidores, reflejando la actitud prevaleciente del sexo femenino.

Los 2000 son los años de la aceptación. Hoy en día los bikinis están por todas partes, pero también es cierto que uno puede usar lo que se le dé la gana. Hay personas que por estilo, prefieren bikinis a la cintura como los que se veían en los años 20, pero ya no por ser la opción, si no que por elección. Por ello, para este temporada 2017, tú decides qué traje de baño usar.

Temas Relacionados
RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve