TOMÁS VILLALÓN: PUREZA ESTRUCTURAL
Por: Carolina Díaz Díaz de Váldez / Fotografías: Felipe Reyes

Tomás Villalón, Arquitecto.

Tomás Villalón es parte del destacado grupo de arquitectos que participará en la 16° edición de la Bienal de Venecia. Una iniciativa que lo motiva y que también reconoce su capacidad de mirar la arquitectura desde la importancia que tiene en la vida de las personas, en su entorno y su poder transformador.

Stadium es el nombre de la propuesta que representará a Chile en la Bienal 2018 desde mayo próximo. Pabellón que invitará a la reflexión de la problemática de la ciudad, a raíz de un particular hecho histórico. “Alejandra Celedón es la curadora de este proyecto, que es el resultado de una investigación sobre la erradicación de las zonas céntricas a las periferias. En el año 79 se hizo un evento en el Estadio Nacional para la repartición de terrenos que estaban en toma. Un acto donde al poblador se le permite oficializar su terreno, pero es la incorporación de estas 40.000 familias al libre mercado y la erradicación a partir de un título donde se hace presente que la ubicación de sus hogares va a estar siempre en una especie de periferia, generando los conflictos que tenemos hoy como ciudad”, señala Tomás Villalón.

El estadio se transforma también en un coliseo-población, materializado en un folleto de la época donde el estadio aparece seccionado por cubículos que representará las comunas, los barrios donde se ubicarán a estas 250.000 personas generando una mirada atomizadora de la vivienda.

Stadium


LAS BASES AL DESNUDO

Como estudiante de arquitectura en la Universidad de Chile, Tomás Villalón descubrió que su camino estaría marcado por buscar las oportunidades. Mientras cursaba la carrera, obtuvo el primer lugar en un concurso organizado por la UNESCO para reformar espacios educativos y el CAP de la Compañía de Aceros del Pacífico. Incentivos que marcarían hasta hoy, su método de trabajo. “Casi el 100% de mis encargos han sido por concursos públicos”, afirma. Es de esa manera que ha conseguido diversos proyectos que lo vinculan con las personas y los lugares que habitan tanto en lo público y lo privado.

“Desde el 2014 estoy investigando un tema que me obsesiona y que tiene que ver con trabajar en torno a las estructuras de los edificios. En Chile el 70% del presupuesto se va en cómo poner los edificios en pie. Sin embargo, cubren esas estructuras que los sostienen, mientras que para mí ellas son oportunidades de diseño arquitectónico. Desde ahí, mis proyectos tienen un hilo conductor que pasa por encontrar la manera de aprovecharlas y mostrarlas. Sacar las estructuras al exterior, la oposición entre elementos macizos y ligeros, trabajo con grillas de pequeñas secciones para otorgar respuestas sísmicas satisfactorias, emplear las estructuras como elementos transparentes para sostener pesos en suspensión de mayor carga. Si se sostienen con pilares de madera o con un enrejado de hormigón, que se muestren, que no aparezcan otros elementos externos”, afirma Villalón. Es esta definición la que entrega un carácter de pureza a su trabajo, en que la honestidad de las bases expuestas brinda una belleza sólida que integra al espectador permitiéndole entender mejor la naturaleza de la obra.

El 2017 fue para la oficina de Tomás Villalón un año de nuevos proyectos. Uno de ellos es el Teatro de las Artes de Panguipulli, que espera estar operativo durante el 2019 y donde trabaja junto a Nicolás Norero y Leonardo Quinteros. “Decidimos comprimir el volumen y hacer una sola pieza súper icónica. Un edificio único ya que está en un enclave que lo podría transformar en un edificio emblemático, ya que está en toda la costanera. Al estar retroiluminado y dado su estructura, tiene una visibilidad desde muchos puntos”, señala. El proyecto se diseña como un cofre luminoso de madera, que parece flotar cerca del agua rescatando la mirada onírica del arte.


Teatro Panguipulli, Proyecto en conjunto con Nicolás Norero y Leonardo Quinteros.


El Edificio Consistorial de la Municipalidad de Providencia y el Edificio Corporativo de la Universidad Central, son sólo algunos de los trabajos más recientes de este arquitecto que reconoce tener siempre entre sus prioridades su labor como docente. “Lo que hago en mis clases de taller, es lo mismo que hago en mi obra. No vivo en esa contradicción de quienes predican y no practican, que me tocó como alumno y que es muy decepcionante eso como estudiante”, afirma Tomás. Y es que con sus alumnos comparte sus experiencias, pone a prueba sus inquietudes profesionales y los resultados alcanzados en la sala los lleva a su vida profesional. Su mirada de la arquitectura parece alimentarse de los desafíos de cada nuevo proyecto adjudicado y de su necesidad de compartirlo con las nuevas generaciones.

Municipalidad de Providencia


RECETA DULCE

MUG CAKE

NICOLÁS DEL RÍO

El arquitecto de la nieve